Naranja amarga

Pieza de sala de 1 h y 15 mit de duración

ESTRENADO EN EL FESTIVAL DE JEREZ DE 2013

Naranja Amarga es una pieza, cuyo planteamiento teórico está basado en la idea de “paradoja como contradicción, al menos aparente, entre dos cosas o ideas”.

¿Cómo algo que a simple vista puede parecer dulce, por su forma, color y aroma, puede ser amargo? ¿Es que acaso utilizamos planteamientos paradójicos para ir más allá de la simple realidad? ¿Son entonces las paradojas los puentes que conectan lo visible con lo invisible, lo consciente con lo inconsciente?

Probablemente no responderemos a estas cuestiones de manera defnitiva, pero guiándonos por nuestra intuición haremos un viaje hacia el interior de ellas utilizando la identidad femenina como herramienta creativa de la mano de Leonor Leal, al baile, y Rocío Márquez, al cante. Completando este elenco está Juan Antonio Suárez Cano, a la guitarra, Joaquín Jara, en la puesta en escena, y Víctor Zambrana, en la dirección.

El desarrollo estético del planteamiento escénico de la obra es un lugar en proceso de transformación, con reminiscencias modernistas, que el paso del tiempo ha ido transformando en otra organicidad que no proviene del diseño de sus tiempos de esplendor, sino de la naturaleza que ha irrumpido para diseñar un nuevo lugar; medio civilizado como un salón de baile y medio natural como un prado que se transforma en bosque.

Naranja Amarga es Andalucía, sus calles y su historia, sus gentes. El flamenco como expresión cotidiana, cercano. Los naranjos, encerrando la esencia de un pueblo, de un sentir y de un arte que nos une a todos. Naranja Amarga es fruto del árbol, es azahar. Mezcla de aromas, alquimias de ritmo y ciclos vitales. Percusión, cante, tacón, guitarra y bata de cola. Compás, palmas y piel. Esencia de lo amargo.

El interés que el medio natural suscita en nosotros ha sido y es el motivo principal de nuestro trabajo: los árboles como representación del ser humano y ejemplo de conexión con lo divino. En este sentido Naranja Amarga propone conectar con este concepto mostrando entidades que se enraízan y se proyectan, continuando en la línea de trabajo abierta en la pieza para espacios singulares “La Mujer Habitada” (estrenada en La Bienal de Flamenco, Sevilla 2012), ahora sumándole la voz de Rocío Márquez y la guitarra de Canito en directo.

¿Por qué el Modernismo como imagen de la pieza?
En realidad, es algo más que una decisión estética. Atendiendo al concepto de lo natural, el Modernismo nos proporciona una conexión directa con aspectos de composición que tienen en lo orgánico su base conceptual. Una mirada directa hacia Oriente, un camino de ruptura y apertura, una forma de espiritualizar Occidente.

Un momento de simbolismos que nos conectan con lo invisible, el inconsciente, mundo de sombras, mundo de matices. Otra vez, paradojas.

Como una ampliación necesaria de la » Mujer habitada», nace » Naranja Amarga».
La identidad femenina como fuente de creación sigue siendo el tema central. La naturaleza sigue inspirando a un baile lleno de ciclos eternos y ritmos circulares.
Vida y muerte, caídas y renacimientos, días y noches. 
La mujer árbol. 
Hojas, frutos, flores, apariencias, sabores, cáscaras, aromas, raíces y alas.

 

Ficha artística:

  • Idea original e Interpretación: Leonor Leal
  • Dirección artística y escénica: Víctor Zambrana
  • Coreografía: Leonor Leal y Andrés Marín
  • Tapiz y Película “Retrato 06/Leonor Leal”: Joaquín Jara
  • Música original: Juan Antonio Suárez “Cano” y Salvador Gutiérrez
  • Guitarras: Juan Antonio Suárez “Cano” y Salvador Gutiérrez
  • Cante: Rocío Márquez, Jeromo Segura y Javier Rivera
  • Percusión: Raúl Botella
  • Vestuario: Teresa Baena
  • Iluminación: Benito Jiménez
  • Sonido: Félix Vázquez
  • Producido por Leonor Leal, Coordinación de producción y Distribución.