¿Quién no tuvo un lugar especial en su casa?

¿en esa azotea o en un simple escalón donde a solas se lamentó y donde también prometió convertirse en aquel que soñaba ser?

Casa 23 es un lugar para crear. Un centro cultural en pequeño formato que sirve para generar proyectos, iniciarlos y proyectarlos hacia afuera. La necesidad de un espacio personal para el baile y la música hacen de esta iniciativa un centro de trabajo diario, encuentro y ensayos con profesionales. 

La planta baja está totalmente dedicada al arte y en ella planteamos las diferentes zonas, tanto para el trabajo como para la residencia de artistas colaboradores.

Situada en el casco histórico de la localidad de Utrera (Sevilla) y con fecha de registro de 1869, comienza su andadura como centro de creación y residencia artística de la mano de Antonio Moreno y Leonor Leal, tras más de un año de trabajos de rehabilitación. 

Una casa con historia, donde varias generaciones han crecido y de la que muchos vecinos tienen anécdotas y recuerdos de la infancia. Fue la primera oficina de correos del pueblo, albergó un estudio de fotografía y reunió muchas veces a jóvenes soñadores que hacían música y soñaban con dedicarse a ella. 

Casa 23 con patio central y limonero al fondo, atrae a todos como pequeño oasis en el calor del verano. 

Es la casa un palomar

Y la cama un jazminero.

Las puertas de par en par

Y en el fondo un mundo entero.

(…)
Cantar de Miguel Hernández.